Mostrando entradas con la etiqueta busardo ratonero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta busardo ratonero. Mostrar todas las entradas

lunes, 17 de febrero de 2014

Unas notas de 4 días

Entre turno y turno del trabajo y chaparrón y chaparrón, he sacado algún ratito para hacer algo de campo. Paso a resumir las mejores observaciones de los días 14, 15, 16 y 17 de febrero.
Lo mejor fue el día 15 en el que visité varios puntos al suroeste de la capital zamorana. Estuve en el CTRSU, en el azud de Judíe y arribas del Duero, de Pereruela. Tenía varios objetivos para el Big Year este día pero se dio muy mal. 
Buscaba gaviotas en el CTRSU y no vi ninguna. Aquí solo había unas 100 cigüeñas blancas, dos docenas de garcillas bueyeras, otra de milanos reales, una pareja de cuervos y un puñado de grajillas. El día más pobre de todos los que he visitado este lugar. Claro que, un sábado por la tarde, tampoco es el mejor momento.
En Judíe, muy flojo también: unos 100 azulones, algún cormorán, lavandera cascadeña, etc... Pero no vi a mi objetivo aquí, el martín pescador. Solo la arriba, junto al río Duero, me dio una alegría en forma de una pareja de chova piquirroja, para anotarme mi especie número 127 en el concurso de este año. Dejo un par de fotos testimoniales.


La mayor parte del tiempo que pasé aquí fue metido en el coche debido a un fuerte aguacero. Una vez que pasó esperaba gran actividad de pájaros pero no fue así. Solo disfruté con las chovas.
Saliendo del lugar y al lado del pueblo de San Román de los Infantes, pude ver muy de cerca por un momento, un bonito macho adulto de esmerejón.
El poco rato que tuve el día 16 lo invertí en mirar varios recodos del Duero, en Toro, en busca del martín pescador. Otra vez sin éxito. Por el momento, la declaro especie maldita en lo que va de Big Year. Se que llamar maldito a un pájaro tan bello es un pecado capital pero es lo que hay...  Van varias intentonas en exclusiva, en varios ríos, sin éxito. ¡Ahí queda de momento! Lo mejor de este día fue disfrutar del canto y las andanzas de un bonito macho de pico menor, aguas arriba de donde vi otro hace unos días.
Lo mejor del día 14, el primero, fue un grupo de 7 ortegas en una paramera que llevo frecuentando desde hace pocas jornadas, en la localidad de Villalonso. Es un hábitat pedregoso, con paredes de piedra, muy abierto y con matorral y almendros dispersos. Muy bonito y entrañable para mi gusto. Le voy a hacer un seguimiento a ver que tal evoluciona su comunidad de aves. Es como un pequeño oasis en medio de la inmensidad de la monótona Tierra de Campos. 
Y, el día 17, localicé un búho campestre en una localidad nueva este invierno, Fuentesecas. Con lo caros que están este año, presta muchísimo ver uno. Foto.

Y nada más. Parece que el tiempo dará una tregua, así que habrá que aprovechar lo que se pueda...
Unas fotos para completar.
Ratonero con colores saturados por la luz del atardecer después de un buen chaparrón, en San Román de los Infantes.

Milano real de 1ºw (2ºcy) entre cigüeñas, en el CTRSU de Zamora.

Perdices rojas a la carrera en Villalonso.

Y paisajes.
La cortina de agua que se me acerca sobre el encinar.

Los antiguos dominios de la alondra de Dupont en Zamora.

Un arroyo bajando bravo al encuentro del Duero, en Pereruela.

Y el atardecer entre nubes en las quebradas rocas que bajan al río.

jueves, 21 de febrero de 2013

20/02/2013. Comienza el prenupcial en Villafáfila


Luchando y venciendo a una depresión "post super birding trip" he vuelto a mi local patch. La mañana ha estado muy agradable, con alternancia de nubes y claros al principio y ganando la batalla las primeras a última hora.
Ya se notan los cambios propios de las fechas en las que estamos. La última semana de febrero es siempre un pelín insulsa en el tema ornitológico en la Reserva, solo amenizado por la llegada de los primeros limícolas migrantes. Los gansos ya se han marchado en su totalidad y apenas quedan en torno a los 150 ejs. divididos en pequeños grupúsculos. También muchas otras anátidas han descendido su número, sobre todo, los azulones y silbones. En cambio, los cucharas están en pleno pico de paso.
Hoy las novedades han sido, como corresponderá a partir de ahora, a los limícolas. Las dos últimas semanas de febrero y las dos primeras de marzo son las fechas de paso por excelencia de especies como la aguja colinegra, el chorlito dorado, el zarapito real o el combatiente. Además comenzamos a recibir a los primeros individuos de otras especies. Lo que he visto hoy, ha quedado de la siguiente manera.
- Avoceta común: 54 ejs. en la Salina Grande.
- Aguja colinegra: 17 ejs. en la Salina Grande.
- Combatiente: 64 ejs. en total, repartidos en tres lagunas.
- Agachadiza común: 8 ejs. en el puente romano.
- Zarapito real: 33 ejs. en total entre dos lagunas.
- Chorlito dorado europeo: estima de unos 4000 ejs.
- Avefría europea: estima de unos 8000 ejs. solo en el complejo lagunar, sin contar las de los campos.
- Chorlitejo grande: 1 ej. adulto en al cola de Barillos. Para mí, el primero del paso.
Otras cosas de interés han sido el censo de tarros blancos, que hoy ha arrojado la cifra de 96 ejs. entre tres puntos diferentes. Una sola pareja de ánade rabudo en la parte de la Rasa de la Salina Grande y un macho joven de porrón europeo en la balsa de la depuradora.
De interés también, 3 lavanderas blancas de la subespecie yarrellii en el campo de caballos del camino de la depuradora, entre ellos, el macho precioso de las imágenes. Mirad que guapo se está poniendo.


Las covertoras medianas apenas son unos puntitos blancos...


¡Y mirad que obispillo tan sexy! (que diría mi amigo Xabi Varela), ya casi fundido con el negro que va adquiriendo la espalda y la nuca, y que serán un todo negro en unos días.

Y el siguiente ejemplar, es uno de los otros dos.


Y de relleno, un ratonero que se dejó hacer. Algo raro en esta especie.

A partir de la semana que viene, creo que podré ir retomando la rutina.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

06/11/2012. Agujas colipintas en noviembre

Nueva visita control a la Reserva de una jornada completa. Climatológicamente el día prometía, con un amanecer soleado y una helada ya maja, pero a lo largo de la mañana se fue iniciando una suave brisa primero y un potente viento después, del Oeste, que te dejaba temblando. Empecé el día solo pero lo he compartido entero al final, formando un grupo del que han ido saliendo y entrando personas a lo largo de la jornada. He podido compartir, además, unos deliciosos guisantes regados con vino de Toro en el mesón Las Lagunas, en Villafáfila, que os recomiendo a todos. Están muy buenos y reconfortan sobremanera en estos heladores días. Me guardaré el recuerdo de la compañía para las frías mañanas de soledad que me esperan allí.
La mejor observación de la jornada ha sido, sin duda, la de 7 agujas colipintas en la zona del puente romano a primera hora. Esta especie es muy escasa aquí, con muy pocas observaciones al año (algunos ninguna) y, la mayoría, en prenupcial. Por tanto, si las citas en postnupcial son ya muy raras (si vais a la columna de la derecha y picáis sobre la especie, podréis poneros al día), entonces podréis haceros una idea de lo que es una observación de colipintas en el mes de noviembre.
De interés también, Alfredo Hernández y Emmanuel D`Hoore pudieron anotar un cernícalo primilla un rato antes de encontrarse conmigo, cita fenológica de interés, sin duda. Aunque ya se ven primillas durante los inviernos cada vez con más frecuencia.
A última hora en la Salina Grande, desde la balsa, 2 correlimos tridáctilos asociados a un grupo de correlimos comunes, chorlitejos grandes, combatientes y chorlitos dorados.
Por supuesto, de gansos menos comunes, 2 barnaclas cariblancas y 1 ánsar careto. Dejo foto testimonial hecha con digiscoping de este último en el momento que lo encontré.
 
 
Hoy también listamos todas las especies de la jornada, sumando 64. Son 11 menos que el día pasado y eso que climatológicamente ha sido mucho mejor pero se nota que hoy la Casa del Parque estaba cerrada y no hemos podido visitarla. Esta nos proporciona varias especies seguras, casi la diferencia entre un día y otro. Además, han fallado especies impensables cualquier otro día... Pero bueno, son conteos anecdóticos solo. Lo mejor del día ha sido, sin ninguna duda, disfrutar de tantos amigos.
Entre otras cosas de interés, lo siguiente:
- Combatiente: 13 ejs. en la Salina Grande.
- Correlimos menudo: 6 ejs. en la Salina Grande.
- Andarríos grande: 1 ej. en el puente romano.
- Chorlito dorado europeo: muy escaso, contando solo 7 ejs. en varios puntos.
- Correlimos común: grupo de unos 30 ejs. en la Salina Grande.
- Chorlitejo grande: muy escaso pero presente en la Salina Grande.
- Zarapito real: 6 ejs. en la Salina Grande.
- Gaviota reidora: 5 ejs. en la Salina Grande.
- Avefría europea: debe rondar los 5000 ejs. en toda la Reserva, con un bando muy grande entre Villarrín y Castronuevo.
- Cormorán grande: 15 ejs. en migración.
- Grulla común: unos 1000 ejs. hoy aunque el día anterior, Xurxo Piñeiro, contó 1200 entrando a dormir a la Salina Grande.
- Ánsar común: debe haber entre 2500-3000 ejs. Leímos cuatro collares de los que ya informaré, todos noruegos.
Todas las anátidas presentes ya. En cuanto a rapaces: esmerejón, halcón peregrino (2 ejs.), decenas de aguiluchos laguneros, cernícalo vulgar, cernícalo primilla (como he dicho antes), decenas de milanos reales, buitre leonado (2 ejs.) y busardo ratonero. Dejo unas fotos de un ejemplar de esta última especie.
 
 
A primera hora de la mañana, unos mochuelos trataban de paliar el frío calentándose en el tejado de un palomar.
 
 
 
Y este cernícalo vulgar macho hacía lo mismo.
Y, aunque no es una rapaz propiamente dicha, sí es un gran depredador dentro de su escala y, además, ¡mi pájaro favorito!, un alcaudón real.
Y por darle protagonismo en estos días en que su primo el pinto le supera como en mil veces su número, dejo unas fotos de estorninos negros.
 
Y un pequeño grupo de cercetas comunes mientras muere el día en la Salina Grande, donde acaban siempre mis jornadas.
Pero, como dije antes, lo mejor de hoy ha sido la compañía. En esta foto de izquierda a derecha: Xurxo Piñeiro, Emmanuel D`Hoore (Manolo para los amigos), J.Alfredo Hernández y J.Javier Orduña, mientras disfrutábamos las barnaclas y el careto en la zona del puentre romano.
Pero también (y no se el motivo por el que no hice más fotos...), Gorka Ocio, Cristian Osorio, J.M. San Román y Juan A. Casado.

jueves, 22 de marzo de 2012

Fotos y una reflexión

Uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos los que decidimos gestionar un blog (llamados actualmente blogers) es el de actualizar el espacio con el ritmo suficiente para poder atraer la anteción tanto de nuestros seguidores como de los lectores ocasionales. Claro está, que yo siempre me refiero a los blogs de naturaleza que es el sustrato en el que me muevo. Es una auténtica pena cuando un blog del que eras asíduo deja de ser activo y ves como se va apagando poco a poco hasta que no vuelve a ser actualizado nunca más.
Por eso es muy importante que, ante la avalancha de nuevos blogs de naturaleza en España, cada uno de sus gestores se piense bien, antes de ponerse a escribir, si va a tener material suficiente como para hacer el espacio más o menos atractivo y conseguir encandilar a los potenciales lectores en mayor o menor medida, cada uno dentro de sus posibilidades. No todos pueden salir al campo cada pocos días o sus zonas de campeo habitual no ofrecen novedades muy a menudo. En este caso hay que saber compaginar varios temas para resultar atrayentes.
Esta reflexión la hago pensando en los blogs "tipo diario" que cuentan experiencias personales con tal o cual grupo de animales o plantas, que intentan enseñar el potencial de un lugar determinado, que hablan de temas biológicos, que gestionan un local patch personal, etc. No me dirigo aquí a los blogs eminentemente fotográficos ya que estos cuentan poco y su única misión es enseñar las buenas fotos que hacen sus dueños. Este caso es muy sencillo de gestionar ya que con una buena remesa de imágenes tienes para un tiempo.
Bueno, pues como yo llevo sin salir al campo casi una semana y no tengo nada nuevo que contaros, os dejo una entrada de esas que solo muestran fotos. En mi caso no son nada excepcionales (salvo algunas que muestran una especie difícil de ver o fotografiar y tienen otro tipo de valor no artístico) por lo que la entrada vale menos aún. Pero hay que dar algo nuevo a los que siguen este espacio y preguntan que por qué no actualizo. Sin esa gente, esto no tendría ningún sentido. Todas son de la R.N. Lagunas de Villafáfila.
Fotos de varios días distintos del ánsar campestre.
El morito, que ha hecho ya un mes con nosotros. 4ª cita para la provincia de Zamora y récord de permanencia.Y habitantes habituales del invierno estepario:
Avefría europea.Avutarda común.
Cernícalo vulgar.
Cigüeña blanca amaneciendo en una fría mañana entre azulones en la Laguna de San Pedro.
La omnipresente cogujada común.
Uno de los miles de estorninos pintos que nos visitan en invierno.
La rapaz invernal por excelencia junto al milano real, el busardo ratonero.
Y la gaviota sombría urbanita que, por cierto, todavía debe seguir por aquí.
Siento que sea una entrada tan estéril.

lunes, 16 de enero de 2012

15/01/2012. Las dos barnaclas

"¡Por fin se fue la niebla!" pensé al levantarme y, mejor aún, "¡ha llovido durante la noche!" "¡Vámonos al campo!" Con estos vítores amanecí esta mañana y con esos ánimos puse rumbo, una vez más, a la R.N. de las Lagunas de Villafáfila. Y es que desde mi casa hasta la primera laguna que me encuentro, la de San Pedro, hay 38 km. nada más... ¡todo un lujo!
Hoy no ha helado porque ha estado lloviendo (levemente). La estepa cerealista me recibe con 3ºC, algo impensable para la época del año pero común a todo este inusual invierno. Una fina llovizna humedece el ambiente, molesta y poco más... Así no vamos bien.
En lo ornitológico ha habido suerte. Llego a la laguna de San Pedro, Villarrín de Campos, hago una visual rápida con los prismáticos y, entre los 400 gansos que allí se encuentran, aparecen 2 de las 3 barnaclas cariblancas que pasan el invierno con nosotros; a parte del "bicho raro" con pinta de cariblanca también que anda por ahí. Esta vez la distancia es menor que la última vez pero me falta luz.Han debido pasar la noche con este grupo en las proximidades y, después del acicalamiento matutino y de desperezarse, todos se van levantando. Ellas lo hacen con dos ánsares comunes y les saco una foto entre le nieblina que empezaba a formarse.
Esta observación es del amanecer pero cuando me iba para casa, a eso de las 15:00 h. las volví a encontrar en otro grupo no lejos de allí, en Las Salinas de Villarrín. Y poco más que contar hoy a parte de estas dos. Mi objetivo del día era el mismo que el de mis últimas visitas, poder observar a alguno de los dos ánsares piquicortos que tenemos aquí. Si no lo consigo en las próximas dos o tres semanas, voy a perder posibilidades. Es la especie de ganso, de las que nos visitan este insulso invierno, que me falta por ver este año y no quiero perder la oportunidad, que han sido 6 inviernos de penitencia y creo que ya va siendo hora de que me toque. Por lo demás, poca chicha. Se fué la llovizna y apareció la niebla que dejó todo a ciegas otra vez. Aproveché este rato para acercarme a la Casa del Parque a dar una vuelta y a ver a los amigos que hace tiempo que no veía. Antes pude observar 3+1+1 zarapitos reales en varios puntos, 1 hembra adulta de halcón peregrino en su torreta particular y 1 esmerejón en la zona de Barillos. En las lagunas artificiales vi que seguían invernando porrones moñudos y comunes pero no en las cantidades de otros años. Y, para acabar, estuve mirando la Salina Grande desde la balsa de la depuradora. Aquí conté los tarros blancos (57 ejs.) y, por destacar algo, un adulto de gaviota reidora. Por lo demás, las anátidas de siempre (ánade azulón, ánade friso, cerceta común, cuchara común, ánade rabudo y silbón europeo) en números muy variables, además de los gansos, claro. Antes de llegar a la balsa volví a ver lavanderas blancas británicas, 2 ejs., una de ellas mi amiga de las tres motitas en la izquierda del dorso que aparece fotografiada en entradas anteriores y, la otra, esta de la imagen.
Con ellas andaba, además de varias lavanderas blancas de la subespecie nominal alba, un bisbita alpino. También se arrimó a mi coche uno de los pájaros más bonitos que podemos ver por aquí y que se vuelve más abundante y precioso en invierno, el macho adulto de colirrojo tizón. Esa combinación de negros y grises en contraste con el rojo fuego de la cola y los dos paneles blancos de las alas hacen que, de verdad, parezca un tizón ardiendo. Además se portó muy bien para tomar alguna imagen pero, que conste, que la falta de luz no hace justicia a tan bello animal. Aquí podéis verlo de espaldas y apreciar los paneles blancos que tienen ahora y, también, su cola de un rojo intenso. Y para comparar un ejemplar, que andaba por el aparcamiento de la laguna de San Pedro, del tipo hembra/1º inv., mucho más apagado y de color uniformemente marrón-grisáceo (color "ratón" que dicen algunas guías de aves). Esta es la hembra de halcón peregrino, señora de la Salina Grande y que despega después de haber desayunado una paloma no lejos de allí. Un precioso estornino pinto fotografiado en la niebla. Otro pájaro al que la falta de luz no hace justicia. Uno de los porrones moñudos macho que invernan en las lagunas artificiales de la Casa del Parque. Y, por completar, un ratonero de primer año.Viendo las fotos observo que, entre lo cerrado del día y lo poco llamativo, en cuanto al color, de las aves que he mostrado, me ha quedado una entrada un tanto "oscura".