viernes, 8 de agosto de 2014

Citas más interesantes en Zamora. Julio 2014.

RESUMEN
Después de varios meses gloriosos, Julio llegó con las rebajas. Y como yo estoy de vacaciones, este mes no hago resumen porque, además, no hace falta...
¡Feliz verano! A ver lo que trae agosto...

ÍNDICE DE ESPECIES Y OBSERVACIONES
Zampullín cuellinegro: 8 ejs., todos jóvenes, en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 09 (Cristian Osorio) y 1 solo ej., el día 17 (Cristian Osorio), el día 26 (Alfonso Rodrigo), el día 28 (Svend K. Petersen); 1 ej. jov. en el azud de Santa Eulalia de Tábara, el día 12 (Alfonso Rodrigo y Cristian Osorio).
Foto: Cristian Osorio

Garceta grande: 3 ejs. en el río Esla, a la altura de San Cebrián de Castro, el día 12 (Alfonso Rodrigo y Cristian Osorio) y 4 ejs., el día 26 (Alfonso Rodrigo).
Cigüeña negra: 2 ejs. en Santa Eulalia de Tábara, el día 01 (J.Alfredo Hernández y Emmanuel D'Hoore); 1 ej. en el embalse de Cernadilla, Puebla de Sanabria, el día 13 (Hipólito Hernández).
Espátula común: 12 ejs. en Santa Eulalia de Tábara, el día 01 (J.Alfredo Hernández y Emmanuel D'Hoore) y 14 ejs., el día 12 (Cristian Osorio y Alfonso Rodrigo).
Buitre negro: 1 ej. en Ferreras de Abajo, el día 08 (J.Alfredo Hernández y Emmanuel D'Hoore); 2 ejs. entre Vega de Tera y Vega de Conde, Porto, P.N. Lago de Sanabria, el día 24 (Hipólito Hernández); 1 ej. en San Pedro de las Herrerías, el día 25 (Javier Talegón); 1 ej. en Villalcampo, el día 29 (Cristian Osorio, Svend K. Petersen y J.Alfredo Hernández); 1 ej. en Moral de Sayago, el día 29 (Cristian Osorio, Svend K. Petersen y J.Alfredo Hernández).
Correlimos tridáctilo: 1 ej. en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 28 (Svend K. Petersen).
Gaviota cabecinegra: 2 ads. con 1 juv. en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 06 (J.M. San Román y J.A. Casado Coco).
Gaviota patiamarilla: 6 ejs. en varios puntos de la R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 12 (Alfonso Rodrigo y Cristian Osorio), 1 ej., como mínimo, el día 17 (Cristian Osorio) y 1 ej. solo, el día 26 (Alfonso Rodrigo).
Vencejo pálido: 6 ejs. en San Martín del Pedroso, el día 27 (Víctor Salvador, Inma Rojo, Fabio Flechoso, Isabel González y Cristian Osorio).
Carraca europea: 1 ej. junto al casco urbano de Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 29 (Cristian Osorio).

FUENTES
"El Picanzo" WhatsApp
Foro NaturZamora

lunes, 28 de julio de 2014

26/07/2014. Alternativas al postnupcial

Villafáfila acabó de secarse. Las dos últimas semanas, a pesar de haber tenido un paréntesis de 2 días de lluvias, han tenido unas temperaturas propias de la estación en la que estamos. Ni olas de calor ni nada, simplemente, lo que viene siendo un verano. Hemos tenido máximas en la zona de 36ºC lo que hace que el agua de la Reserva se evapore con mucha rapidez. La Fuente, Paneras, La Rosa, El Roal y la zona de La Parva, ya estaban secas. Barillos parecía que iba a aguantar pero ha sido imposible y ya es barro y polvo. Solo la Salina Grande conserva dos puntos, uno en la zona que denominamos "la rasa"y otra en el desagüe de la balsa de la depuradora que se hizo, entre otras cosas, para dejar esta hectárea de lámina durante el estío. Por supuesto la propia balsa también tiene agua y tendrá todo el verano.
Los asiduos a este espacio, y los amantes de las rarezas en general, recordaréis el gran paso postnupcial de 2012 aquí cuando pudimos disfrutar de, nada menos, 2 correlimos canelos y 4 correlimos pectorales. Bien pues las condiciones que hay ahora mismo en el lugar son exactamente las mismas que teníamos entonces. Eso sí, habrá que esperar. Uno de los canelos cayó el 13 de septiembre y el otro el 30 del mismo mes, además el primero fue en mayo de ese año (Osorio, C., Rodrigo, A. et al.). Los pectorales fueron todos entre el 15 de septiembre y el 07 de octubre, siendo el máximo de 3 ejemplares el día 04 de octubre (Rodrigo, A., Osorio, C., Fernández Ugarte, J.A. et al.). Si el año hidrológico es normal, para entonces la situación debería mejorar y haber algo más de agua pero veremos a ver como viene...
Lo que parece claro es que, de momento, habrá que empezar a controlar el lugar de manera masiva. 
¿Y qué es lo que hace de una hectárea de agua de 2 cm. de profundidad algo tan atractivo para las aves limícolas? Pues, básicamente, que es el único punto de agua ideal para ellas en varios kilómetros a la redonda. Solo algunos puntos del cercano embalse de Ricobayo pueden ofrecerles algo parecido pero, todo lo que pase volando por aquí con patas y pico largos, es probable que baje en algún momento.
En esta visita no había mucho que llevarse al telescopio. Lo más interesante un juvenil de zampullín cuellinegro que aún queda en la balsa, supongo, de los nacidos aquí este año sin precedentes para la especie.

En el lugar quedan pollos de porrón europeo de varias edades. En la imagen, uno de los más pequeños.

De interés también, ya en la propia salina, 1 gaviota patiamarilla (2ºcy) entre 8 gaviotas sombrías. En la imagen, las dos sombrías que estaban más cerca de mi posición.

La tercera anotación en el cuaderno de campo aquí fue mi primer carricerín común del paso postnupcial, un ejemplar en la vegetación acuática de la balsa.
Y cuando Villafáfila se seca, los amantes de las aves acuáticas tenemos que buscarnos un sucedáneo. Uno bueno nos queda muy cerca de aquí, como he dicho antes, el embalse de Ricobayo. Así que puse rumbo a una de sus zonas. Por el camino retraté a alguno de los habitantes de la estepa cerealista que aguantan los calores del verano.
Aguilucho cenizo, macho adulto.

Liebre ibérica.

Estuve en las orillas de Santa Eulalia de Tábara, uno de mis lugares favoritos y que tantas alegrías nos ha dado últimamente, durante los últimos años (gaviota de Audouin, charrán patinegro, charrán común, garcilla cangrejera, gaviota patiamarilla y, años atrás, ostrero, gaviota enana o charrancito). El embalse de Ricobayo tiene muchos puntos donde buscar pájaros pero, quizá, este sea uno de los más frecuentados por los pajareros zamoranos. A ver si durante este verano lo prospectamos bien.
Ya en Santa Eulalia, visité dos lugares. Primero un ensanche aguas abajo de la presa donde, con la bajada del nivel del río, se han formado unas enormes playas y, después, a la desembocadura del arroyo de La Burga, donde hay unos limos excelentes.
En el primer sitio vi lo siguiente:
garceta grande (4 ejs.), ánade azulón (972 ejs.), cerceta común (1 ej.), somormujo lavanco (14 ejs.), garza real (11 ejs.), andarríos chico (+20 ejs.), garceta común (2 ejs.), garcilla bueyera (4 ejs.), gaviota sombría (2 ejs.), avefría europea (16 ejs.), cormorán grande (+400 ejs.) y gaviota reidora (3 ejs.). Esto en cuanto a acuáticas.
Aquí una de las garcetas grandes, al otro lado del río, en t.m. de Granja de Moreruela.

Parte del grupo de cormoranes grandes antes de emprender el vuelo.

Cerca, un críalo joven que era alimentado por cornejas.



Y una toma de una de las orillas. Este sitio promete mucho si aguanta este nivel...

Pero lo bueno quedó para el final. En la desembocadura de La Burga había bastante movimiento de limícolas. Hoy ya pude ver 9 especies diferentes, incluidos mis primeros andarríos bastardos y chorlitejo grande del paso postnupcial. Lo que había en este lugar quedó repartido así:
garceta común (3 ejs.), gaviota reidora (15 ejs.), andarríos bastardo (2 ejs.), cigüeñuela común (11 ejs.), chorlitejo chico (2 ejs.), combatiente (7 ejs.), archibebe común (2 ejs.), avefría europea (71 ejs.), andarríos chico (89 ejs.), chorlitejo grande (1 ej.) y andarríos grande (1 ej.).
Uno de mis dos primeros andarríos bastardos de este paso migratorio.

Parte del grupo de cigüeñuelas con uno de los archibebes comunes.

Combatientes con avefrías.

Chorlitejo chico, siempre tan agradecidos.

Avefrías, combatientes y gaviota reidora.

En la comarca toresana también ha habido movimiento estos días, en algún punto de agua.
Se están viendo cigüeñuelas en la gravera de Villaguer y en las balsas de Azucarera, en Toro. También notorio el paso de andarríos grande y chico. Incluso, en la gravera, el día 27 había un adulto de correlimos común.
Hace unos días, un elanio común adulto en el teso de La Horca, en Villalonso.
En la imagen, una de las cigüeñuelas de Villaguer.

sábado, 19 de julio de 2014

¿Guías de aves para España?

La pasión por la observación de aves no se queda solo en el momento de salir al campo en busca de los animales emplumados. Si bien es cierto que lo más importante para acertar con la identificación correcta de un pájaro (el pilar básico de nuestra afición) es la experiencia y las horas de campo, esta actividad debe completarse con el estudio de tratados de ornitología, ya sean de mayor o menor nivel.
Desde el principiante que debe empezar por saber cuales son las especies más comunes en los alrededores de su casa y conocer las variaciones de sus plumajes según sexos y edades o separarlos por familias, hasta el ornitólogo más avanzado que quiere y debe estar a la última en cuanto a taxonomía (en continua progresión), aves de otras regiones geográficas o nuevos artículos de identificación sobre especies conflictivas, todos necesitamos bibliografía.
En muchas conversaciones he oído cosas como: "yo no soy muy bueno identificando pájaros pero me gusta verlos volar". Esto me parece muy bien pero, como he dicho arriba, el cimiento del observador de aves, el momento álgido de su pasión es muy sencillo: "veo un pájaro y lo identifico". Luego ya se podrá disfrutar de como canta, como vuela, que graciosos son o que escándalo montan. Pero el momento cumbre, lo que nos engancha a todos es el "veo un pájaro y se cual es". 
Con los años, si profundizamos, seremos capaces de identificar con más o menos facilidad todos los pájaros de nuestro entorno más inmediato. Algunos necesitaremos fijarnos más y otros podremos hacerlo a lo lejos, con contraluz y solo por la manera de volar, pero esto ya lo dicta el tiempo invertido en el campo y las horas leyendo y ojeando GUÍAS DE AVES, revistas de ornitología, webs, blogs, etc...
De todas estas cuestiones surge otra que también he oído a menudo a los pajareros españoles: "¿cuál es la mejor guía de aves para nuestro país?", "¿qué libro es el mejor de todos los que tratan las especies de la lista española?". Bien pues, como yo soy un gran amante de los libros de aves y he tenido la oportunidad de ojearlos todos alguna vez, voy a hacer un listado con los que, me parece a mi, son los 8 que podrían entrar en un pequeño ranking. Para ser más imparcial, los he puesto en orden alfabético según su autor principal.
Espero que este post os sirva, sobre todo a los poco iniciados, en la decisión de cual de ellas adquirir, en caso de que lo necesitéis.
Pondré las características de cada una y un comentario según MI opinión, nada más. Por supuesto, mi opinión es mía, lo que quiere decir que no tiene porqué ser la correcta. Lo suyo es que ojeéis todas y saquéis vuestras propias conclusiones. Solo pretendo aportar mi experiencia con ellas ya que, de las 8, poseo 6 en mi biblioteca.
"Aves de Europa" de P. Bartel. Lynx Edicions. 2008. 
190x132mm. 192 páginas. 1725 ilustraciones a color y 445 mapas de distribución.
Es de las que menos conozco pero solo el hecho de tener ese número de ilustraciones y ese número de páginas me hacen pensar en una guía solo apta para llevar al campo, debido a su tamaño y a su reducido peso, y poco más. Es por esto, precisamente, que se trata de un buen libro para principiantes, ya que no se meterá en berenjenales con especies conflictivas y solo tratará los plumajes básicos de cada especie.


"Aves de Europa, norte de África y próximo oriente. Guía de identificación". M. Beaman y S. Madge. Editorial Omega. 1998.
250x170mm. 866 páginas. 6000 ilustraciones a color y 600 mapas de distribución.
Como véis, esta es la antítesis de la anterior. Obra magna dentro del rango de las guías de identificación de aves del Paleártico. Hasta no hace mucho era la que más especies trataba, 625. Sus láminas son obras maestras y, además, no se quedan en eso. Ofrece numerosos plumajes para cada especie, además de diversas siluetas de vuelo cuando se necesite.
Hoy en día, creo, está descatalogada y es difícil de encontrar pero, si tenéis la oportunidad, no la desaprovechéis aunque, tengo entendido, que los ejemplares de segunda mano están por las nubes. Yo tuve la suerte de adquirirla hace años, al poco de que salió en castellano, y a día de hoy aún le doy uso. 
Eso sí, esta no es apta para llevarla al campo por sus dimensiones. Ronda los 2,5 kg y con sus casi 900 páginas habría que llevar una mochila en exclusiva para ella. Pero como obra de consulta en casa, es una joya.

"Aves de España". E. de Juana y J. Varela. Lynx Edicions. 2005.
195x115mm. 331 páginas.
Sólo para principiantes que estén en sus primerísimos pasos. Más que una guía es un catálogo ilustrado (y de manera que deja mucho que desear) de las aves de España. Se le tiene cariño porque está hecha en nuestro país y por españoles, pero poco más... Para mi es completamente prescindible, la peor de todas sin duda. Quizá engancha su bajo precio pero, a mi juicio, es mejor invertir un poco más y tener ya una guía para toda la vida. Esta la tuve y la acabé regalando...

"Aves. Guía ilustrada de las aves de España y de Europa". P. Hayman y R. Hume. Editorial Blume. 2009.
300x215mm. 552 páginas. 3500 ilustraciones en color.
Esta guía, de gran formato, era una desconocida para mi. Hace unos pocos años, recién salida al mercado la nueva edición, la ojeé en una librería y vi que ilustraba los plumajes de los juveniles de los zorzales algo que, por ejemplo, no tiene la aclamada guía de Svensson. Y aunque tengo el "Thrushes" de Clement y Hathway que sí que los trae, me gustó mucho este detalle (entre otros) y me la llevé a casa. 
Volumen ideal para consulta, por lo tanto, complementaria a nuestra guía de combate. Los dibujos están cuidados y son más que decentes.

"Guía de campo de las aves de España y de Europa". R. Hume. Editorial Omega. 2011.
220x150mm. 456 páginas. Trae un cd con cantos de aves pero desconozco su calidad y nivel.
Es la que menos conozco de todas. La vi una vez por encima y no me gustó demasiado. Eso sí, reconozco que es de las mejores para llevar al campo. Está recién reeditada y han cuidado los cambios taxonómicos y las ilustraciones nuevas. Podría estar bien, para un principiante, pero no me mojo.

"Aves de Europa, con el norte de África y el próximo oriente". L. Jonsson. Ediciones Omega. 1994.
210x135mm. 558 páginas. 2600 ilustraciones en color. 600 mapas de distribución.
Uno de los clásicos. Gran guía en su momento pero más por su calidad artística que por su calidad técnica en cuanto a ayuda para identificar aves. Yo la tengo desde el año 1998 y la he usado muchísimo, llegando a ser mi guía principal en aquellos años. La conservo como oro en paño, como buen fan del trabajo pictórico del gran Lars Jonsson.

"Guía de campo de las aves de España y de Europa. 5ª edición". R.T. Peterson, G. Mounfort y P.A.D. Hollom. Ediciones Omega. 2006.
200x130mm. 624 páginas. 1520 ilustraciones a color. 366 mapas de distribución.
El clásico por excelencia. Durante muchos años, la guía más usada en todo Europa. Es la guía que marcó el camino al resto en cuanto a la forma de compilar todas las especies de aves del continente, y cuyo formato prevalece hasta nuestros días. Yo nunca la tendría si no fuera porque calló en mis manos un ejemplar de la edición de 1982, el cual me quedé como homenaje a tan excelente volumen. Hoy en día, yo adquiriría otra.

"Guía de Aves. España, Europa y región mediterránea. Segunda edición". L. Svensson, K. Mullarney y D. Zetterström. Ediciones Omega. 2010.
200x140mm. 448 páginas. 4000 ilustraciones a color.
Y para el final ha quedado la mejor. Sin duda, la aparición de esta guía ha sido toda una revolución en el mundo de los libros de identificación de aves. No solo ya a nivel Paleártico sino a nivel mundial. Su equipo es difícilmente superable lo que ha hecho que tengamos la que pudiera ser, quizá, la guía de campo de identificación de aves de Europa definitiva. 
Trata 900 especies de aves, nada menos, incluyendo los divagantes más extremos. 
Si alguien me preguntara, lo han hecho varias veces y espero que lo hagan muchas más, que guía de aves adquirir para nuestra región, diría que esta, no hay otra mejor. Es esta y, después, todas las demás.

domingo, 13 de julio de 2014

12/07/2014. Cerceta carretona en postnupcial

Antes de meterme en el fregao...
Solo por ver una de las lunas llenas más intensas del año, ya mereció la pena el madrugón. Quería pillarla antes de que se pusiera y poder retratarla entre dos luces. En mi último día de campo me chuté de atardecer y hoy hago lo propio con el amanecer.
En esta foto se ve una pequeña representación del lugar donde vivo: cereal, viña y monte.

A primera hora ya estábamos, Cristian y yo, a la orilla de la laguna de Barillos, en Revellinos, dentro de la R.N. Lagunas de Villafáfila. En estas fechas (bueno, y en casi todas), estar a la salida del sol es la única oportunidad de poder controlar la lámina de agua decentemente, por la posición del sol y porque con la fresca de la mañana no hay reverberación que convierta a las lejanas aves en puntos que se mueven en un "fondo marino"y difuso.
La temporada de cría ha sido buena y eso hace que la cuenca lagunar de la Reserva esté pletórica de aves, entre adultos y juveniles. Miles, repito, miles de aves se mueven entre las dos únicas lagunas que conservan agua, la Salina Grande y Barillos. Además, a este contingente de aves reproductoras comienzan a unírseles los primeros migrantes, que son los que aportan la pimienta al asunto. El problema viene cuando tratas de localizar a esos visitantes de paso entre el enorme tropel de aves residentes. 
En estas fechas, si hay agua, todo está lejos ya que las orillas están, cada vez, más y más lejos. Hasta ahora está siendo un verano no demasiado caluroso pero esto parece que cambiará durante los próximos días y, con la llegada de las altas temperaturas, apremiará la evaporación y, consecuentemente, nos quedaremos sin agua.
El pájaro protagonista de hoy ha sido una cerceta carretona hembra/joven que localizamos en Barillos. A pesar de todos mis años visitando el lugar, nunca había visto a esta especie en paso postnupcial aunque hay citas casi todos los años, al menos, los 3 o 4 últimos. Eso sí, es raro que se citen más de 1 o 2 ejemplares en esta época del año. La cerceta carretona en Zamora es un ave casi exclusivamente de paso prenupcial. Esta estaba asociada a un grupo mixto de ánades frisos y azulones. 
Pude hacerle esta foto testimonial donde se la vez en compañía de un ánade friso.

Además de la cerceta hemos anotados más migrantes, o aves en movimientos dispersivos, de interés. Nada menos que 13 gaviotas grandes de las que 6 eran patiamarillas, 6 sombrías y 1 indeterminada por estar muy lejos y en vuelo. Entre las patiamarillas, además, había una adulta, grupo de edad muy raro por aquí.
En la imagen, una patiamarilla (derecha) y una sombría (izquierda).

Contamos las avocetas y las cigüeñuelas de Barillos pero no las de la Salina Grande. Aquí nos encontramos con amigos gallegos y la cháchara nos hizo evadirnos de nuestros deberes ornitológicos. Aún así dejo el dato: 228 cigüeñuelas y 277 avocetas.
Unas fotos lejanas del grupo mixto.


También se vieron andarríos grandes y chicos, sin duda, en paso activo ya. Además hay un grupo de unas 20 agujas colinegras en la Salina Grande y, entre ellas, 3 marcadas con anillas de color que el propio Cristian pudo leer la tarde de ayer. Incluso, una de ellas porta una antena con emisor. A ver si gestionamos los datos.
Antes de que comenzara a apretar el calor nos fuimos para el Esla, en la margen de Santa Eulalia de Tábara, entre el azud y la desembocadura del arroyo de La Burga. Esta zona comienza a tener unas orillas muy buenas para albergar paso postnupcial de varias especies y será el campo de operaciones en cuanto se seque Villafáfila.
Lo más interesante aquí fue un zampullín cuellinegro juvenil en el propio azud, primera vez que lo observo en este lugar. Un grupo de 14 espátulas que volaron aguas abajo para posarse a 1 km aproximadamente. Las 2 primeras cercetas comunes del paso. Garcetas grandes (3), garcetas comunes (8) y garcillas bueyeras (10), como ardeidas dignas de mención. Y, de limícolas: correlimos común (1), archibebe común (5), andarríos chico (21) y cigüeñuela común (7). Es poco pero solo son los primeros flecos de lo que vendrá detrás. A ver si el nivel del embalse es el óptimo para cuando llegue el mejor momento.
Dos de las 7 cigüeñuelas.

Y, por supuesto, aves típicas del monte que rodea el río Esla.
Abejaruco adulto.

Y un adulto con un juvenil.

En la misma encina seca, una abubilla con un look poco favorecedor.

Acabo con unas libélulas de hace unos días en la comarca toresana.
Macho de Erythromma lindenii, la primera vez que la identifico (mi vida con los odonatos es, como sabéis, muy corta y esporádica).

Y una de mis favoritas, Orthetrum cancellatum.

jueves, 10 de julio de 2014

Citas más interesantes en Zamora. Junio 2014

RESUMEN
Junio suele ser un mes insulso en esto de la observación de aves raras y escasas. Quizá solo la primera quincena del mes suele dar algo con regularidad pero, las dos últimas semanas, son de lo peor del año para esto, como demuestra la recopilación de todos estos datos año tras año, aunque sí que es verdad que, si da algo, suelen ser observaciones históricas. Pero este junio de 2014, al igual que sus predecesores en el calendario, mayo y abril, se ha portado muy bien.
Hemos seguido viendo al macho de aguilucho papialbo Circus macrourus. Se ha intensificado la búsqueda de un posible nido tanto por parte tanto de la Administración, como de grupos naturalistas interesados en su estudio y, también, particulares. No ha habido éxito, al menos, conocido. Se ha trabajado sobre dos puntos concretos en los que parecía haber indicios pero, al final, no se ha sacado nada en claro. El día 20 del mes es la última vez que se ha citado a este ave en nuestra provincia. Si esta es la fecha final ha estado con nosotros, exactamente, 69 días. No podría haber elegido otro número mejor con el comportamiento que ha tenido, solo pensando en hembras de aguilucho cenizo. Espero que haya dejado el pabellón bien alto antes de irse...
Papialbo a parte, la sorpresa del mes fue la observación de un macho de 2ºcy de escribano cabecinegro Emberiza melanocephala. Fue encontrado por una persona ajena al mundo de la ornitología, aunque con mínimos conocimientos, pero que enseguida se pudo en contacto con las personas adecuadas debido a que el pájaro le llamó rápidamente la atención. Gracias a esto nos pudimos enterar con rapidez e ir a verlo. Por desgracia el pájaro presentaba una anilla en una de sus patas, con toda la pinta de pertenecer a uno de esos metales que se le ponen en cautividad, procedentes de la canaricultura. Aunque hay voces autorizadas a favor de que el ave podría ser de origen salvaje, lo mejor es dejarla en barbecho, de momento. Es mucha casualidad, es cierto, que el pájaro haya sido visto, a pesar de ser muy, muy raro en nuestro país, justo en las mejores fechas para su aparición en esta parte de Europa y bajo un influx en esta región del Paleártico, con pájaros en Francia e Inglaterra, entre otros sitios.
La tercera cita del mes en importancia por ser un pájaro raro en nuestras latitudes, fue el descubrimiento de un porrón pardo Aythya nyroca en Villafáfila. Se trata, solo, de la 7ª cita para nuestra provincia aunque, las 3 últimas, han sido en los dos últimos años, desde 2012.
Siguiendo con la buena primavera, para la garcilla cangrejera Ardeola ralloides, que ha sido esta de 2014 en el norte peninsular, todavía se han anotado 3 más en Zamora durante junio, haciendo un total de 4 ejs. en lo que va de año.
También hemos tenido la segunda cita de charrán común Sterna hirundo del año, esta vez en el río Esla (como el año pasado) y en fechas parecidas a cuando se vieron 3 ejemplares en 2013.
Hemos seguido con detenimiento la cría de los zampullines cuellinegros Podiceps nigricollis (segunda vez en la historia para la provincia) y de los patos colorados Netta rufina (primera vez histórica). Y con interés reproductivo también, se descubrió un nuevo punto de cría para el cormorán grande Phalacrocorax carbo en Zamora, con pocos nidos pero que podría ser el inicio de la segunda colonia para nuestro territorio y la cuarta para Castilla y León.
El resto de especies recogidas son las mismas que en meses anteriores y típicas de estas fechas primaverales. En mi opinión destacan la cantidad de cigüeñas negras Ciconia nigra reportadas fuera de su área de cría habitual en Zamora (cañones fluviales del Esla, Duero y alrededores) y que, además, está siendo común en otras provincias cercanas, por lo que hemos podido ver en blogs, webs, etc...

ÍNDICE DE ESPECIES Y OBSERVACIONES
Pato colorado: siguen las dos hembras con, ya solo, 3 pollos en una gravera de Coreses, el día 03 (Manuel Rodríguez) y 1 hembra con dos pollos crecidos, el día 10 (José Barrueso), el día 15 (J.Alfredo Hernández y Maribel Martín), el día 25 (Manuel Rodríguez) y el día 27 (José Barrueso).
Porrón pardo: 1 ej. de 2ºcy en la balsa de la depuradora de Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 23 (Cristian Osorio), el 24 (J.Alfredo Hernández y Emmanuel D'Hoore), el 25 (Cristian Osorio y Estrella Huerga) y el 26 (Alfonso Rodrigo y Manuel Rodríguez).
Foto: Cristian Osorio

Zampullín cuellinegro: mínimo de 5 parejas con pollos en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 11 (Cristian Osorio), el día 21 (Cristian Osorio), el día 23 (Cristian Osorio), el día 26 (Alfonso Rodrigo) y el día 30 (Cristian Osorio y Alfonso Rodrigo).
Cormorán grande: 2 nidos con pollos en cortados rocosos del río Esla, Ricobayo de Alba, el día 22 (J.Alfredo Hernández y Maribel Martín).
Garceta grande: 1 ej. aguas abajo del azud de Santa Eulalia de Tábara, el día 30 (Alfonso Rodrigo y Cristian Osorio).
Garcilla cangrejera: 1 ej. en el río Esla, a la altura de Puente Quintos, Granja de Moreruela-Moreruela de Tábara, el día 15 (J.A. Casado Coco y J.M. San Román) y 2 ejs. aquí, el día 17 (J.Alfredo Hernández y Maribel Martín) vistos aguas abajo, junto a Santa Eulalia de Tábara, el día 27 (J.M. San Román y J.A. Casado Coco); 1 ej. en la Casa del Parque de la R.N. Lagunas de Villafáfila, Villafáfila, el día 15 (J.J. Orduña y J. Morán).
Cigüeña negra: 2 ejs. en el embalse de Ricobayo, desembocadura del río Aliste, Vegalatrave, el día 18 (Sergio París); 1 ej. en La Hiniesta, el día 22 (J.Alfredo Hernández y Maribel Martín); 1 ej. en Santa Eulalia de Tábara, el día 27 (J.M. San Román y J.A. Casado Coco); 2 ejs. en el embalse de Vega de Conde, Porto, P.N. Lago de Sanabria, el día 19 (Chary Marino) y 1 ej., el día 30  (Hipólito Hernández).
Foto: Hipólito Hernández

Buitre negro: 1 ej. sobrevolando el barrio del Espíritu Santo, Zamora, el día 10 (J.Alfredo Hernández); 4 ejs. en Escuadro, el día 19 (Miguel Rodríguez); 1 ej. en Carrascal de Duero, el día 29 (J.Alfredo Hernández y Maribel Martín); 1 ej. en la sierra de Porto, P.N. Lago de Sanabria, el día 30 (Hipólito Hernández).
Aguilucho papialbo: sigue el macho adulto en Vezdemarbán, el día 04 (Alfonso Rodrigo), el día 08 (J.M. Pérez García y Alfonso Rodrigo), el día 15 (Alfonso Rodrigo) y el día 20 (Juan Sagardía).
Gaviota cabecinegra: 1 ej. (3ºcy) formando pareja con una gaviota reidora, incubando, en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 02 (Alfonso Rodrigo).
Gaviota patiamarilla: 1 ej. de 2ºcy en la Salina Grande, Villafáfila, R.N. Lagunas de Villafáfila, el día 02 (Alfonso Rodrigo) y el día 06 (Cristian Osorio), 2 ejs. en dos puntos diferentes, el día 26 (Alfonso Rodrigo, 1 ej. el día 30 (Cristian Osorio y Alfonso Rodrigo).
Charrán común: 1 ej. adulto en el río Esla, en las inmediaciones del puente Quintos, Moreruela de Tábara, el día 30 (Alfonso Rodrigo y Cristian Osorio).
Carraca europea: 1 ej. en Villardiegua de la Ribera, P.N. Arribes del Duero, el día 29 (Petu García).
Escribano cabecinegro: 1 ej. de origen dudoso, macho de 2ºcy, junto al río Sequillo, Belver de los Montes, el día 07 (Luis Juan Pascual) y que sigue el día 08 (Luis Juan, Alfonso Rodrigo, Manuel Rodríguez et al.) y el día 11 (Luis Juan Pascual).
Foto: Alfonso Rodrigo

FUENTES
Foro NaturZamora
"El Picanzo" WhatsApp
Facebook

jueves, 3 de julio de 2014

30/06/2014. Un privilegio solo para unos pocos.

La tarde no tenía ningún objetivo claro. Es cierto que en la zona se vieron un par de garcillas cangrejeras hacía bastantes días pero no había intentado ir a verlas. Motivos varios me tienen bastante atenazado últimamente hasta el punto de no tener el mínimo atisbo de ánimo como para salir al campo, que es lo que más me gusta en este mundo, en mi tiempo libre. Es como el pez que se muerde la cola. No sales y vas olvidándote de las cosas buenas que ofrece, no solo en el tema ornitológico, sino en lo que te aporta para poder seguir viviendo. 
El pasado lunes, último día del mes de junio, decidí salir un rato para tratar de reaccionar de una vez y recordar, con todos mis sentidos, lo que mi tierra me ofrece. La excusa, como he dicho, esas dos cangrejeras y pasar un rato con Cristian, al que hacia mucho tiempo que no veía.
De las garcillas, como era lógico, ni rastro. Si hubiera reaccionado a tiempo, el día que aparecieron, hubiera tenido posibilidades pero así nada. A cambio, tuvimos una observación lejana pero bastante decente de un adulto de charrán común, mi segunda cita del año en la provincia (y segunda en el cómputo total), aguas arriba del puente Quintos, entre Granja de Moreruela y Moreruela de Tábara. La tarde también nos regaló interesantes observaciones de martinetes (cada vez menos raros en las orillas del Esla tabarés durante la primavera), hasta 7 ejs., incluidos 2 juveniles que, probablemente, hayan nacido en la cercana garcera mixta que existe en la zona, aunque no se ha podido constatar, por mi parte al menos.
Gaviotas sombrías, elanio, alcotanes, etc, dieron buenos ratos a la tarde.
Pero lo mejor no llevaba plumas. El final que me tenía reservado el monte de Santa Eulalia de Tábara era una señal clara de que no merecía la pena dejar de hacer lo que más te gusta por muchos problemas que tengas. Creo que, para mi, no hay nada más satisfactorio que disfrutar de lo que la naturaleza me ofrece, sea lo que sea. El atardecer en el monte fue, sencillamente, brutal...


Es un privilegio poder disfrutar de esto. Cuando miro, cuando estoy allí, me pregunto como es que hay tanta gente ajena a un espectáculo así. Como algunos pueden pagar verdaderas fortunas por espectáculos que no le llegan a este momento ni a la suela de los zapatos.
El ser humano es un traidor, un egoísta. Todos los días la Tierra nos ofrece espectáculos sublimes que no sabemos o no queremos apreciar.
Los que seguís este espacio sabéis que soy un amante de las puestas de sol. Los amaneceres también me gustan pero creo que, en mi modesta opinión, nada iguala al momento del ocaso. Por supuesto, para gustos los colores pero, los atardeceres de mi tierra zamorana, son increíbles... 
Mi amigo Toñete dirá que no hay mejor puesta de sol que desde Estaca de Bares; Xabi disfrutará de los amaneceres grisáceos y con sabor a sal de su querido Baldaio, entre gaviotas de 2º y 3º año; Máximo pierde el norte cada vez que el último rayo del astro ilumina la última solana del día en su aguardo de alguna ladera en la montaña cántabra, mientras ladran los corzos; Gorka habrá visto el mar hecho un fuego muchas veces, allá por el Golfo de Guinea, y para él serán irrepetibles; para Toni no hay ninguno mejor que el dorado de los carrizos de la Albufera de Valencia; Marc y José los viven cada día desde Alange y, ahora mismo, los estarán echando de menos; Seko verá la mayoría entre melocotones y paraguayos maños en estos días, pero seguro que tiene siempre una mirada fugaz y un pensamiento en ese momento; Gonzalo estará viendo ponerse el sol desde el lejano Perú hoy, y desde Bolivia mañana y Óscar los buscará desde la sierra madrileña cuando se escapa de la urbe. Pero para todos los que sabemos disfrutar de la naturaleza, el momento del amanecer y del ocaso son momentos mágicos. Creo que, aunque nos tachen de frikis y raritos, en realidad, somos unos privilegiados por saber disfrutar y apreciar estos momentos.
Zamora pasa del azul al amarillo, luego al naranja, de ahí al rosa y, al final, la luna... como una rubrica, como un copy right, porque nada puede imitar algo así, ni siquiera, un día al siguiente.


Dos martinetes juveniles que empiezan su actividad al caer la noche.

Dos gaviotas sombrías.

Y un pájaro de luz, la lavandera boyera.

viernes, 27 de junio de 2014

26/06/2014. Porrón pardo en Villafáfila

El día 23, por la tarde, Cristian descubría un porrón pardo en la balsa de la depuradora de Villafáfila, asociado a porrones europeos que, en estos días, la utilizan para formar guarderías de jóvenes e, incluso, criar allí.
Esta especie es rara en la provincia de Zamora aunque, durante los últimos tres años, casi se ha citado, al menos, un ejemplar al año.
Este ha estado controlado desde su aparición casi a diario así que, hoy, decidí ir a verlo, casi por obligación (literalmente) ya que no vivo un buen momento.
Se trata de un juvenil. El pico completamente oscuro y potente, el ojo también oscuro, el plumaje "desteñido a cachos" salvo la cabeza, y ese blanco sucio de la popa (aunque en las fotos se ve muy blanco, es porque la foto está "quemada" por el contraste), así lo definen.
Es la 7ª cita para Zamora, hablando de memoria. Dejo unas fotos testimoniales que le hice de lejos, ya que es muy huidizo y levanta el vuelo en dirección a la Salina Grande a la menor.



Pero antes de lo noticiable, antes de ir a Villafáfila, estuve de monte. Concretamente amanecí (a las 06:00 a.m.) en un precioso "bosque-isla" de pinos y encinas en Villalpando, llamado El Raso. Mítico lugar, yo no había estado nunca antes. Sí en sus postrimerías pero nunca me había adentrado en él. Hoy decidí que el amanecer me pillara allí.
Respecto a la fauna, no vi mucho de interés. Los primeros que se movieron fueron un zorro y un corzo. De aves, las típicas de este hábitat en estas fechas destacando, eso sí, una alta densidad de abubillas. No entiendo el motivo. Llegué a ver un grupo compacto de 26 ejs., algo que nunca había visto antes. Supongo que habrá una explicación pero yo la desconozco.
En la imagen, 4 de ellas, una familia supongo.

Abundantes también, los gorriones chillones.

Y un vigilante macho del bonito alcaudón común.

En Villafáfila, además del porrón, las estrellas son los jóvenes. Decenas y decenas de jóvenes pagazas, cigüeñuelas, avocetas, anátidas varias y gaviotas reidoras, lo llenan todo con su presencia y, sobre todo, sus gritos pedigüeños a sus padres.
Hay mucha agua para las fechas en las que estamos, y esto ha derivado en una temporada de cría excepcional.
Jóvenes gaviotas reidoras custodiadas por adultos.

Zampullín común con sus pollos.

Guardería de jóvenes porrones europeos con hembras adultas entre ellos.

Mamá cuchara tratando de despistarme para que no viera a sus jovenzuelos.

Ya se nota el paso postnupcial, sobre todo, con los limícolas. Hoy conté 213 agujas colinegras ya. Cerca de ellas, un archibebe oscuro con un precioso plumaje nupcial negro tizón. También 2 andarríos grandes. Además, 2 gaviotas patiamarillas (una en Barillos y otra en la Salina Grande) de la misma edad, meten el miedo en el cuerpo a los polluelos. De paso también, fumareles cariblancos, dos grupos (5+7). Los pollos de zampullín cuellinegro (recordemos, solo es la segunda vez en la historia que cría esta especie en la provincia de Zamora), ya están crecidos. Las cigüeñas blancas y las avefrías comienzan a agruparse en grandes bandos, una estampa típica de la Reserva en estas fechas de comienzos de verano. Y es que, otra vez, todo empieza a moverse..
Termino con unas fotos de relleno.
Esta avutarda, con sus dorados que se funden con el terreno, es la expresión más clara de los colores que predominan en Tierra de Campos en estas semanas.

Y una espectacular Papilio machaon que pocas veces se deja retratar tan bien.