viernes, 26 de agosto de 2016

Fauna veraniega I

El verano va llegando a su fin y yo voy haciendo recopilación de lo que me ha quedado pendiente de publicar, para que no se pierda en el olvido. En El Pernil tiene cabida cualquier animal que forme parte de la fauna zamorana y, mientras sea capaz de identificarlo con cierta seguridad por cualquiera de los medios disponibles a mi alcance, tendrá un hueco aquí con su correspondiente etiquetado, para que quede archivado para el futuro.
En esta entrada van a aparecer varias especies animales por primera vez en los 5 años y medio que tiene este espacio, así que un buen número de etiquetas se sumarán a la ya amplía lista que aparece a la derecha y que servirá de archivo para quien quiera consultarlo.
Todas estas imágenes están tomadas entre finales de julio y mediados de agosto, en varios puntos de la provincia.
Esta maravilla que sigue a continuación es una de las mariposas diurnas más impresionantes que pueden verse en Zamora y que no había podido mostraros aquí, hasta hoy. Se trata de Iphiclides podalirius o chupaleches. Este ejemplar en concreto debía ser muy reciente pues sus alas estaban perfectas, algo raro pues la mayoría de los ejemplares que he visto tienen alguna de sus colas rotas. Es bonita tanto por el anverso como por el reverso. Foto tomada en Morales de Valverde.

Esta siguiente especie ha salido más veces pero siempre con fotos bastantes deficientes. La de hoy no es que sea buena pero las mejora bastante. Se trata de la delicada Celastrina argiolus o náyade. La foto está hecha a orillas del río Tera en Milles de la Polvorosa.

Tampoco es un personaje nuevo en El Pernil pero mejora un poco las fotos que hay archivadas en el blog. Además es una de mis mariposas favoritas, Polyommatus albicans o niña andaluza. La foto es en lo alto de Las Contiendas, en Toro.

Dejamos las mariposas diurnas y vamos con las nocturnas.
Esta maravilla que sigue no es nueva tampoco pero mejora las fotos que había hasta hoy aquí. Zeuzera pyrina o barrenador de frutales, en Morales de Valverde. Una preciosidad que se combate con productos químicos en agricultura ya que sus larvas pueden afectar seriamente a plantaciones enteras de frutales.

Esta sí es nueva, Acontia lucida, una mariposa perteneciente a la familia de los noctuidos, ampliamente distribuida por toda Europa, hasta Turquía e Irán. Su camuflaje recuerda al excremento de un pequeño pájaro. La foto es de Morales de Valverde.

Esta nocturna es Nomophila noctuella. Foto tomada a orillas del cauce viejo del río Bajoz, en Toro.

Una muy bonita y, además, fácil de ver por común y abundante la segunda mitad del verano, Lythria purpuraria. Morales de Valverde. Foto de Cristina G. Guerra.

También he tenido ratos con los odonatos -rimando ando-.
Macho de la preciosa Calopteryx xhanthostoma a orillas del río Tera, Quiruelas de Vidriales.

Macho también de Platycnemis latipes, río Tera, Milles de la Polvorosa.

Otro macho, esta vez de la delicada Erythromma lindenii, también en Quiruelas de Vidriales.

Onychogomphus forcipatus, río Tera, Milles de la Polvorosa, un macho.

Un pariente del anterior, Gomphus simillimus, río Tera, Milles de la Polvorosa, macho.

Uno de mis favoritos, Orthetrum coerulescens, vega del río Castrón, Morales de Valverde.

La primera vez que veo esta especie en el valle de Valverde, Sympetrum sanguineum. Esta es en Pueblica de Valverde. Decir que ha sido identificada por Miguel R. Esteban.

Este verano, incluso, me he puesto a fotografiar arañas en algunas ocaciones. Mis conocimientos sobre este grupo animal se limitan a saber que tienen 8 patas pero, como siempre estoy dispuesto a aprender, me he molestado en ir fotografiando las que me he ido encontrando y pidiendo ayuda para su identificación. 
Y lo primero que he aprendido es que para identificar correctamente muchas especies, hay que tomar fotos de varias partes del cuerpo, no basta con una foto cenital como sucede, por ejemplo, con el 95% de las mariposas diurnas. Así que procuraré irme aplicando.
Esta primera es una Larinioides sp. sobre el río Castrón, cerca de San Pedro de Zamudia, Morales de Valverde. Si hubiera hecho foto del vientre es muy probable que hubiéramos llegado a conocer la especie pero, así, solo podemos quedarnos con el nombre genérico. Aún con todo esto, la dejaré clasificada así para ver si en años venideros puedo llegar al nombre específico.

Igual que con la anterior sucede con esta Araneus diadematus/pallidus fotografiada en Milles de la Polvorosa. En esta ocasión una foto ventral hubiera sido concluyente para saber a cual de las dos especies pertenecía.

En cambio, con esta Thomisus onustus en el patio de casa de Morales de Valverde, no hubo dudas. Pertenece a la familia de las conocidas arañas cangrejo.

Al siguiente arácnido sí que lo identifiqué yo solo. Es la gran Hogna radiata una de las arañas lobo que tenemos en la península. A esta concretamente se la conoce como araña-lobo radiada o falsa tarántula. A pesar de todos estos nombres en castellano es completamente INOFENSIVA para el ser humano, así que debemos dejarlas en paz. 
Este ejemplar, concretamente, me lo encontré en el interior de una vivienda en Pajares de la Lampreana y, con suma delicadeza y con la ayuda de un tarro de cristal, la saqué a la calle. Es un animal alucinante que debemos cuidar y proteger.

Otra especie que ya conocía, Argiope bruennichi o araña tigre, araña avispa, araña escritora o araña cestera, por todos estos nombres también se la conoce en nuestro país. Es una de nuestras arañas más populares y, por cierto, bonitas. Cualquiera que hayáis pateado un pradera de hierbas altas, seguro que habéis visto alguna en sus enormes telas atravesadas entre la vegetación.

Dejo el mundo de las arañas para presentaros a un coleóptero -escarabajo- coccinélido. Esta pequeña belleza es Oenopia conglobata o mariquita rosa y me la encontré en Milles de la Polvorosa, trepando por mi pantalón. La puse en una hoja y aproveché a hacerle unas fotos antes de que se fuera. Es prima de las populares mariquitas rojas que todos conocemos. Como estas, la mariquita rosa es una gran cazadora de pulgones, lo que la hacen una gran aliada de la agricultura. De hecho parece ser que es frecuente en zonas de huertas.

Tenía muchas ganas de presentar aquí al siguiente animal. Se trata del cangrejo señal Pacifastacus leniusculus, también conocido como cangrejo del Pacífico. Con este nombre no hace falta que os repita cual es su zona de origen. Llegó a Europa a través de Suecia, donde fue introducido en los años 60s para reemplazar las poblaciones de su cangrejo autóctono que habían desaparecido por completo debido a la afanomicosis, enfermedad producida por el hongo Aphanomyces astaci. Desde aquel país nórdico se distribuyó a otros países, ocupando en la actualidad toda Europa y, también, las islas de Japón. En condiciones normales esta especie no desarrolla la afanomicosis pero sí convive con el hongo que la provoca.
Este ejemplar lo fotografié en el río Castrón, en Morales de Valverde, justo debajo del puente que une esta localidad con San Pedro de Zamudia. 

Este otro es el más conocido de los cangrejos de agua dulce españoles, el cangrejo rojo americano Procambarus clarkii, que ya ha sido protagonista aquí varias veces y del que no voy a repetir la historia de como llegó a nuestros humedales y ríos. 
Ambas especies están consideradas invasoras en nuestro país por lo que forman parte del Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, R.D. 630/2013 de 2 de agosto, estando prohibida en España su distribución en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.
Este ejemplar es del río Tera, en Quiruelas de Vidriales.

Y la pollada de golondrinas comunes que ha nacido este año en las viejas cuadras de la casa del pueblo. Esta foto es del día que salieron del nido y falta un cuarto volantón.

martes, 23 de agosto de 2016

18/08/2016. Lago de Sanabria

No voy a contaros las bondades de la que quizá es la zona natural más conocida de la provincia de Zamora fuera de nuestros límites, entre el gran público. Sin duda este maravilloso lugar del noroeste zamorano atrae a miles de turistas en los meses veraniegos.
Personalmente hace años iba mucho más pero últimamente no lo visito tanto como me gustaría. En estas fechas puede que sea una de las zonas de baño interior más bonitas del país y esto tiene sus pros y sus contras. Entre las primeras, por supuesto, el enorme aporte económico que supone para la comarca sanabresa en particular y para la provincia de Zamora en general. Pero entre las contras está el enorme deterioro ambiental que, tanto el Lago como sus inmediatos alrededores, están sufriendo en las últimas décadas y eso que hay municipios que se nota que se esmeran por controlar este problema.
Como zamorano pater familias con dos vástagos (un primer invierno macho y un juvenil hembra) fuimos en familia hace unos días a disfrutar del lugar. Para un naturalista es un sitio ideal para compaginar el bien común familiar y su afición. Así, después de baños y pitanzas, tuve un rato para darme una vuelta por el entorno, un paseo tranquilo que me ayudara a digerir tortilla de patata, filetes empanados, ensaladilla rusa, gazpacho, embutidos varios y la fresca sandía, todo regado con Estrella de Galicia, como debe ser. Tuve varias observaciones de mucho interés para mí, que paso a relataros.
Sin duda, la estrella del día, fue un joven eslizón tridáctilo ibérico que se dejó hacer de todo, fotográficamente hablando. En alguna de mis salidas he visto eslizones y, si me habéis leído, sabréis que es una especie que tenía muchas ganas de fotografiar para mostraros aquí. Pues ya, aquí está, un eslizón tridáctilo ibérico zamorano, en el municipio de Galende, a orillas del Lago de Sanabria.

Y mariposas, muchas mariposas y muy interesantes. Entre todas las especie que pude disfrutar y fotografiar había, incluso, tres bimbos. El primero de ellos fue la que, seguramente, está en el top 10 de mis mariposas favoritas, Hipparchia fidia o festón blanco. Pude ver solo un ejemplar y si el eslizón se había portado, lo de esta ya fue escandaloso. Lástima que el fotógrafo no estuviera a la altura.

El segundo bimbo personal del día fue una prima de la anterior, Hipparchia hermione o banda acodada. Una mariposa enorme, impresionante en su vuelo entre los robles, mimética en el suelo sanabrés pero muy agradecida también. Resultó ser muy abundante en la pista por la que caminaba bajo un sol de justicia a las cuatro de la tarde.

Y la tercera anotación del día fue una especie mucho más discreta, Hyponephele lycaon o lobito. De esta solo vi un par de ejemplares y, aunque al principio se mostraron recelosos, uno de ellos acabó posando divinamente.

Hasta tuve tiempo de recrearme con una de las mariposas nocturnas más bellas que tenemos por aquí, Euplagia quadripunctaria.

En cuanto a las aves, el elenco de la zona está compuesto por las especies típicas del bosque de robles. Sin duda, una de esas especies estrella es el trepador común -me gustaba mucho más lo de trepador azul-.

Y tres especies de libélulas entre las que destacaba por su abundancia Sympetrum sanguineum, cuyos machos hacen honor a su nombre con ese potente color rojo.

Junto al Lago, entre los bañistas, destacaban las abundantes Onychogomphus forcipatus.
Un macho.

Y una hembra sobre una toalla.

Y en el árbol que me daba sombra mientras permanecía en decúbito supino, un grupo de Vespa crabro o avispón europeo se afanaban en la construcción de su precioso nido de papel.
Es todo un placer poder compaginar familia y naturaleza.

viernes, 19 de agosto de 2016

Pequeños seres nocturnos II

Una pequeña entrada para mostraros los resultados de otra breve prospección nocturna en busca de mariposas en el mismo punto que llevo visitando varias noches este verano. Está siendo un mes bastante fructífero de mariposas de la noche en la comarca de Toro.
Así hace dos días pude hacer la siguiente lista:
Tephrina murinaria, Grammodes stolida, Phragmatobia fuliginosa, Lythria purpuraria, Phaiogramma etruscaria, Thaumetopoea pytiocampa, Stegania trimaculata, Rhodometra sacraria, Pyrausta despicata, Cydia pomonella, Udea ferruginalis y Leucoma salicis.
Con esta última empiezo la colección de fotografías, con el afán de representar en este blog todos los taxones posibles de la fauna zamorana.
Este heterócero es Leucoma salicis y hace dos noches, 16 de agosto, era la especie más abundante.

Otra de las nuevas para mi, Rhodometra sacraria.

Una de las bonitas mariposas nocturnas verdes, también la primera vez que la veo, Phaiogramma etruscaria.

Esta creo que ya había salido en este blog, Pyrausta despicata.

Otra que debuta aquí, Stegania trimaculata, haciendo honor al nombre con esas tres máculas en el borde de ataque de las alas anteriores.

Cydia pomonella o polilla del manzano. Este es uno de los gusanitos que os habréis encontrado alguna vez en las manzanas.

Otra que era común hace dos noches, Udea ferruginalis.

Este noctúido ya ha sido protagonista en varias ocasiones. Común y, sin duda, una de las bonitas por aquí, Grammodes stolida.

Y otra que en estas semanas es muy abundante, la he encontrado presente en buen número casi debajo de cada farola, Tephrina murinaria.

Además de mariposas uno siempre se encuentra con otros seres.
Como el otro día, vi varias Mantis religiosa o santateresas.

Y volví a toparme con un coleóptero cerambícido, en esta ocasión, Phoracantha semipunctata, vulgarmente conocido como escarabajo taladro del eucalipto. Bien pues, tiene una historia detrás que paso a resumiros.
Obviamente mi ignorancia entomológica es supina lo que me obliga a pedir ayuda cuando soy incapaz de dar con la especie que tengo delante, alentado por esa curiosidad insaciable que tenemos los naturalistas de identificar y clasificar lo que aparece ante nuestros ojos. Esto me llevó a colgar la foto en un buen grupo de Facebook que se llama "Fotografía insectos y artrópodos de la península ibérica (España Portugal)" para ver si alguien me ayudaba con él. Alguno de los expertos apuntó la especie y, claro, me preguntó si había eucaliptos cerca.
Por suerte, y que siga así muchos años, en Zamora esta especie de árbol tiene una presencia, digamos, anecdótica. Apenas hay un puñado de ejemplares en toda la provincia, bastante bien conocidos y que no llega a la decena de ejemplares en grupos. Suelen ser, de hecho, árboles plantados en solitario y con objetivos meramente ornamentales, en alguna finca privada o algún jardín. Los eucaliptos más cercanos al lugar donde vi a P. semipunctata están, exactamente, a 9,82 km. de distancia en línea recta, y se compone de una hilera de árboles de no mucho porte -para lo que es normal en esta especie-. Desconozco si es una distancia habitual para que pueda proceder de ese lugar. Si alguno podéis arrojar luz sobre el asunto, os estaría muy agradecido. Aquí tenéis al cerambícido en cuestión.

Eran las 04:00 a.m. cuando esta lagartija colilarga permanecía inmóvil en un muro de hormigón. Mi teoría es que se le hizo de noche y que la bajada de temperaturas la dejó allí clavada. Espero que, con la llegada del amanecer y la salida de los calurosos rayos de sol, pudiera volver a la actividad. Nunca había visto una lagartija a esas horas de la noche.

Y aves, también. Este chotacabras europeo cazaba insectos voladores sobre la carretera, cerca de Valdefinjas. Por suerte este lugar es poco menos que un camino asfaltado con muy poquita, o nula, circulación, lo que hará que gane enteros en la lucha por la supervivencia. Son incontables los chotacabras que mueren estampanados contra los coches en estas fechas en nuestro país.

La luna estaba casi llena y murió envuelta en sangre, pronto, mucho antes de que saliera el sol, sobre los montes de Toro.

Agradecer a los miembros del grupo de Facebook "Mariposas nocturnas" la ayuda con las dudas sobre heteróceros. Son gente que sabe mucho y, por suerte, también disfrutan ayudando a los demás.