domingo, 30 de septiembre de 2012

29/09/2012. ¡Otro correlimos canelo en Villafáfila!

Como ya he dicho en muchas otras ocasiones, hay días en que vuelves para casa con el zurrón vacío de observaciones y otros en loas que solo un pájaro hace que lo marques en el calendario de por vida. Para ejemplo de uno de los primeros, os remito a la entrada anterior y, para explicar lo que digo después, ¡a seguir leyendo!
Ayer ya era un día diferente. La visita a la Reserva tenía otro fin, llevar a mi pequeño cachorro, de 3,5 años, a que disfrutara del campo y, lo mejor, todo a petición de él ya que llevaba toda la semana pidiendo que lo llevara a Villafáfila a "ver pájaros con sus prismáticos". Una visita con un niño tan pequeño es otra historia ya que tienes que estar encima de él constantemente: "no te alejes", "no te metas por ahí", "deja ese caracol", "no grites", "acábate la merienda", "sí, he visto la mariposa", "sí, eso es una libélula", etc. Desde luego, para el pajarero obseso y meticuloso esto es una pesadilla, estar en el campo y no poder controlarlo todo, solo por el rabillo del ojo pero, por otra parte, llena mucho ver que tu pequeño heredero se interesa por lo mismo que tú y no para de hacer preguntas y sentir curiosidad por el campo y todos sus habitantes.
Comenzamos la visita por lo fácil, por la Casa del Parque, donde hay bicherío garantizado en forma de muchos patos, fochas y zampullines. Mi niño como loco y yo rebuscando mientras esos otros pájaros que me interesan en estas fechas (limis, gaviotas, pequeño paseriformes...). Tenía noticias de lo que se movía por el resto de la Reserva ya que varios amigos habían estado por la mañana. Lo más intersante, un chorlito gris en la zona de la balsa de decantación de la depuradora, en la Salina Grande. Pensé que sería buen sitio para merendar e intentar verlo, por lo que allí nos dirigimos mi pequeño y yo.
Pero ¡amigo!, a veces los días aparentemente más insulsos se graban con letras de oro en nuestros cuadernos de campo. Fue asomarme a la Salina Grande, poner el telescopio a la altura de mi niño, doblar el lomo (él mide 1,03 y yo 1,94) y ver que había buena entrada y, además renovada (estuve hace dos días), de limícolas. Esto es el maná para un limocolero buscararezas como yo y me puse a rebuscar con ímpetu. En dos minutos... ¡correlimos canelo!.
Llamadas de teléfono a los más próximos y unos whatsapps a otros. ¡Estaba ante el tercer correlimos canelo Tryngites subruficollis que nos daba este 2012! Hemos pasado de no haberse visto nunca en Zamora a tener tres citas en solo este año. El primero lo vimos a finales de mayo y estuvo unos pocos días; el segundo lo vió Cristian el pasado día 13 (al que no volvimos a ver a pesar de intensas búsquedas) y, ahora, este. Además, recordemos, que hemos podido disfrutar de un correlimos pectoral durante 12 días. Sin duda, este año va de yankees. Os dejo unas fotos muy testimoniales (¡perdón, por favor!) pero en las que creo que se puede ver perfectamente lo que es y, si no es así, a ver quien se atreve a decirme que eso no es un correlimos canelo y los motivos...
 
Xurxo Piñeiro tardó solo 4 minutos desde su casa hasta el lugar en el que nos encontrábamos y pudo ver el pájaro junto a nosotros hasta que oscureció. Dijo que volvería a intentar fotografiarlo mejor los próximos días.
En cuanto al resto, pues no estuvo mal este rato en de la Salina Grande. Voy a resumir lo más interesante, como siempre, empezando con los limícolas (a parte de la estrella del día).
- Correlimos tridáctilo: 1 ej. jov. en la Salina Grande.
- Chorlito dorado europeo: 2 ejs. jovs. en la Salina Grande, primeros del paso postnupcial.
- Correlimos común: unos 20 ejs. en la Salina Grande.
- Correlimos zarapitín: 1 ej. en la Salina Grande.
- Correlimos menudo: 2 ejs. min. en la Salina Grande.
- Zarapito real: 1 ej. en la Salina Grande. Primero del paso postnupcial aunque Cristian lo vió ya hace días. Foto del vuelo que se pegó por la zona.
- Chorlitejo chico: 3 ejs. en la Casa del Parque.
- Chorlitejo grande: unos 50 ejs. en la Salina Grande.
- Avefría europea: unos 80 ejs. en la Casa del Parque.
- Andarríos grande: 1 ej. en la Casa del Parque.
- Andarríos chico: 1 ej. en la Casa del Parque.
- Combatiente: 5 ejs. en la Salina Grande y 1 ej. en la Casa del Parque. Fotos de uno de los primeros.
Otras cosas de interés.
En la Casa del Parque sigue aumentando el número de porrones, hoy había 9 europeos y 3 moñudos. Otra anátida que va aumentando efectivos notablemente es el ánade friso que ya se veía fácilmente entre los grandes grupos de azulones. En este sitio también, 9 gaviotas reidoras que no había en días anteriores, todas adultas en plumaje de invierno.
La "señora de la Salina Grande" no debaja a los limícolas en paz. Aquí una imagen con las últimas luces del día.
Y la única mariposa que he visto hoy, Pieris rapae, también conocida con el nombre común de blanquita de la col. A mi niño le encantó.
 
Y, como no, dejo una imagen que hace que se me salten las lágrimas mismas de la emoción. Mi pequeño poniendo toda su intención en el grupo de limícolas que había a lo lejos. Lo de guiñar un ojo para mirar por el otro ya va siendo más complicado pero, como vemos en la foto, tiene recursos. En este momento tenía un correlimos canelo delante. Su padre tardó 31 años en ver el primero.
¡Como mola mi pequeño birder! A ver si no se me tuerce...

1 comentario:

  1. Bonitas fotos del crio,,,,,y con 1.94m como para no ver canelos!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar